La importancia de hacer un uso correcto del agua para volver más eficiente la aplicación de fitosanitarios


El ingeniero, Pablo Méndez coordinador regional  de CASAFE, en provincia de La Pampa y Buenos Aires, se refirió a la importancia de la higiene de los tanques una vez utilizados.

El Ingeniero coordinador mencionó al PH, la dureza y turbidez del agua como aspectos muy importantes de las Buenas Prácticas Agrícolas y deja  algunos tips para evitar una mala acción sobre la maleza.

A 60 días del inicio de una nueva campaña, Valor Agregado Agro dialogó por LV16  con el ingeniero Pablo Méndez  sobre la importancia de las Buenas Prácticas Agrícolas. Entre ellas el valor de hacer un uso correcto del agua para una mayor eficiencia de los fitosanitarios, lo que significa una contribución al medioambiente.

Audio con el Ingeniero Pablo Méndez:

 

Destacó la importancia de que el profesional matriculado utilice equipos de protección personal, y realice una receta agronómica en función de una recorrida y un monitoreo. Luego de haber definido acciones para hacer el control de plagas, malezas, enfermedad o insectos a través de productos fitosanitarios, es necesario tomar algunas medidas sanitarias en relación al agua.

Entre las medidas mencionó tener en cuenta la higiene del tanque para evitar la mezcla de los productos de la aplicación anterior con el agua que ingresa al tanque de pulverización o mochila de aplicación.

Además de la higiene de los tanques utilizados, el profesional remarcó la importancia de saber con qué agua contamos en el campo.

“El PH, la dureza y turbidez, son aspectos muy importantes para las Buenas Prácticas Agrícolas”, dice Pablo Méndez.

Respecto al PH del agua afirmó que «debemos conocerlo porque hay productos donde la acidez es alta y esto hace que no sean tan eficaces o eficientes los fitosanitarios aplicados». Todos los productos fitosanitarios funcionan en PH ácidos de 3 a 4 puntos.

Por este motivo, indicó que los productores toman dos medidas para cuidar la calidad de su aplicación: llevan cisternas de aguas o analizarla para conocer la calidad.

“Estas aguas deben ser tratadas para evitar que se generen reacciones que bloqueen, interfieran o hagan precipitar productos, generando que la planta no quede con la cantidad suficiente de fitosanitarios”, indicó el especialista.

Además de conocer el PH del agua, es importante saber la dureza y la turbidez de la misma o sea el contenido de materia orgánica.

Sin duda que realizar Buenas Prácticas Agrícolas, se verá reflejado en la economía del productor ya que evitará un gasto mayor de fitosanitarios, a partir de conocer todas estas variables.

Además el ingeniero, mencionó otros costos ocultos como resistencias por bajas dosis o problemas ambientales porque el producto absorbido no ingresó al lugar correcto.

Para evitar esto, dijo que es importante: la orden de carga, ver la compatibilidad de los productos en relación al agua para ver cómo se comportan y conocer el funcionamiento de los mezcladores para que la mezcla sea lo más homogénea y cumpla con los objetivos planificados.

«Antes de realizar una pulverización es necesario analizar el agua que se tiene, su calidad «

Por último indicó que desde CASAFE, capacitan a los profesionales que realizan las aplicaciones, con la propuesta de utilizar los productos fitosanitarios de manera responsable, segura y en el marco de las Buenas Prácticas Agrícolas.